Blog

17 de mayo de 2018David Cano Martínez

Una verdad incómoda

Este libro trata de inversores y de mercados que no siempre se comportan según la teoría. Esta es la historia de una verdad incómoda: cómo las acciones de bajo riesgo (la tortuga) baten a las de alto riesgo (la liebre). Sirve para conocer una de las principales anomalías en los mercados financieros: la relación entre riesgo y rentabilidad no solo no es lineal sino que en ocasiones se hace negativa (sobre todo cuanto mayor es el riesgo). Ataque frontal al CAPM (Capital Asset Pricing Model).

Van Vliet1, una de las principales referencias académicas y prácticas en la gestión low volatitily explica de forma sencilla y práctica uno de los pilares del factor investing. Pero también demuestra cómo la incorporación de otros factores como Momentum e Income sirven para mejorar la rentabilidad de las carteras y reducir el tracking error (omne trium perfectum), tal vez el principal inconveniente de esta estrategia. Como también lo es que es menos “excitante”, lo que le convierte en una estrategia de éxito. Prudencia, paciencia y persistencia y el estrecho vínculo entre estos 3 principios y la gestión de cartera para conseguir rentabilidad. La virtud de la persistencia bate al vicio de la sobreconfianza (trade little, be patient), uno de los sesgos del Behavioral Finance más estudiados.2

Metáforas como el uso de la sal en las comidas o la fábula de la liebre y la tortuga reflejan el carácter pedagógico de este imprescindible manual por avanzar en el estudio de la gestión de carteras. Sobre todo, para comprender que los mercados no siempre se comportan según la teoría.

MSCI Europe Minimum Volatility vs Stoxx 600 y Eurostoxx 50
Fuente: Afi, Bloomberg.
Fuente: Afi, Bloomberg.

En mi experiencia asesorando carteras de renta variable he podido comprobar que batir a medio y largo plazo al mercado no consiste tanto en capturar el 100% de los procesos de subida (upcapture) sino de minimizar el impacto negativo de las correcciones (downcapture). El alfa se genera en los procesos de draw down y es ahí donde el low volatility despliega todo su potencial. La menor intensidad de las pérdidas más que compensa lo que se gana de menos en las subidas. Es menos atractivo, ya lo sé, “lucir” que se pierde menos en las caídas que “lucir” que se gana más en las subidas. Pero lo importante son los resultados a largo plazo y el low volatility funciona, aunque sea menos atractivo. Este libro es de imprescindible lectura.

1 https://scholar.google.es/citations?user=p68dvE8AAAAJ&hl=es&oi=sra
2 https://elalcazardelasideas.blogspot.com.es/2017/07/ya-comente-aqui-empujoncito-que-las.html