Blog

3 de octubre de 2018Diego Mendoza

KPN amortiza deuda perpetua

La deuda perpetua es un instrumento de financiación de las empresas híbrido entre las acciones y la renta fija “tradicional”. Como característica común a las acciones se encuentra el hecho de no contar con un vencimiento explícito. Con la renta fija comparte el pago de un cupón periódico preestablecido (generalmente anual), cuyo cobro puede estar condicionado (a la obtención de beneficios, por ejemplo).

Dado este carácter perpetuo, es práctica habitual que cuenten con la posibilidad de ser amortizados por el emisor en una o varias fechas. Es lo que se conoce como call. Además, es común que, de no ejercerse la call, se incremente el cupón, aumentando el coste de financiación para la compañía. Por ello, es habitual que las empresas ejerzan dicha opción de amortización anticipada y refinancien esa deuda en caso de necesitarlo.

Un ejemplo reciente es el de KPN, que acaba de ejercer la call de un bono perpetuo que emitió en 2013. La emisión contaba con 1.100 millones de EUR en circulación y tenía un rating BB por ser deuda con subordinación.

Gráfico 1. Principales características del bono perpetuo de KPN 6,125% call sep-18
Fuente: Bloomberg.
Gráfico 2. Evolución de la cotización del bono perpetuo de KPN 6,125% call sep-18
Fuente: AFI, Bloomberg.

Su cupón era del 6,125%, pero con una estructura creciente (step up) que podría haber llevado al cupón hasta niveles del 7,5%-8,5% debido (i) al repunte esperado de los tipos de interés utilizados como referencia, en este caso el Interest Rate Swap (IRS) a cinco años, y (ii) una estructura creciente en los diferenciales aplicables. Por ello, KPN ha decidido la amortización anticipada, evitando ese más que probable incremento en su coste de financiación.

Tabla 1. Estimación de cupones de bono perpetuo de KPN
Fuente: AFI, Bloomberg.