Blog

19 de julio de 2019David Cano

Renminbi chino: pasos hacia un tipo de cambio flexible

China, la segunda economía del mundo, está llamada a convertirse en la primera. O, al menos, a rivalizar por ello con EEUU. Entre los requisitos financieros para conseguirlo, uno de los más importantes es contar con un tipo de cambio flexible. Si hasta julio de 2005 el renminbi (RMB)1 presentaba un tipo de cambio fijo contra el USD (crawling peg), desde entonces las autoridades han implantado diversas medidas encaminadas a una flexibilización. El proceso es parcial (la volatilidad del CNY/USD es del 2,9%, muy inferior a la de otros cruces, como se puede comprobar en la tabla 1) y no está siendo lineal (durante la Gran Crisis Financiera, el CNY se mantuvo constante con el USD; gráfico 1).

Gráfico 1. Evolución CNY/USD
Tabla 1. Volatilidad de diferentes monedas frente al USD
Fuente: Elaboración propia a partir de tipos de cambio diarios del BCE del euro (fixing). Se ha calculado con las variaciones diarias entre el 1 de enero 2011 y el 30 de junio de 2019. La volatilidad se expresa en términos anualizados (multiplicando el resultado diario por la raíz de 250).

Además, durante este tiempo hemos asistido a ciertos episodios de inestabilidad, con un claro impacto no sólo en los mercados financieros domésticos, sino en los del resto del mundo. La devaluación del agosto de 2015 provocó el inicio de una de las correcciones más intensas de las bolsas de los países más desarrollados (prolongada hasta febrero de 2016, si bien es verdad que intensificada por otros factores). Podemos decir que la evolución del CNY/USD es ya uno de los principales factores directores de la dinámica risk on-risk off de los mercados financieros globales.

Por ello, es cada vez más necesario analizar los movimientos del yuan chino y conocer los pasos que dan las autoridades chinas hacia su “libre flotación”. Este artículo de Sonali Das (https://www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2019/03/07/Chinas-Evolving-Exchange-Rate-Regime-46649) es una excelente cronología de las medidas tomadas hasta ahora, así como de las condiciones económicas para que se concluya el proceso. Entre otras, una mayor liquidez y profundidad del mercado de divisas.

Gráfico 2 y 3. Volumen diario en el mercado OTC del CNY y cuota de forwards y swaps con vencimiento inferior a 1 año de cada divisa


Aunque cada economía tiene elementos singulares (¡más aún la china!) y cada momento del tiempo es también diferente, el autor plantea una interesante comparación internacional sobre otros casos de países que superaron el “fear of floating” y se embarcaron en flexibilización cambiaria, útil para hacer frente a shocks internos y externos. Los casos de Chile, Israel, Polonia y Rusia son de manual de macroeconomía.

Tabla 2. Transición de Chile, Israel, Polonia y Rusia hacia un tipo de cambio flexible


“El sistema monetario internacional ha transitado desde un sistema bipolar (USD y EUR) a uno tripolar que incluye al renminbi. El bloque del USD sigue siendo dominante, con un 40% de cuota, seguido del bloque RMB (30%) y, por último, del bloque EUR (20%). El área geográfica de influencia del bloque RMB es BRICS2”. Lo dicho, cada vez es más importante conocer la dinámica de la economía china y la de sus variables financieras, entre ellas, el tipo de cambio del yuan.

Esquema 1. Áreas de influencia de las divisas
1 Renminbi (RMB) es la moneda de China, pero cuando se refiere al “número de renminbi”, entonces se recurre al yuan (CNY). Es decir, el precio de un determinado bien, expresado en RMB es de 50 CNY (por ejemplo).
2 https://www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2018/01/25/Reserve-Currency-Blocs-A-Changing-International-Monetary-System-45586