Prestamos servicios de asesoramiento financiero independiente y gestión discrecional de carteras

Afi Global FI

Informe de mercado

Junio de 2020
En junio hemos tenido un claro deterioro en el frente sanitario del COVID19. A la incapacidad de controlar el virus en varios países latinoamericanos (Brasil, México y Perú) se le suma la aceleración de los contagios diarios en EEUU y la aparición de brotes en países europeos y en China. Este deterioro contrasta con la mejora en los indicadores económicos, muy vinculada con los avances en la desescalada. Así, en junio ha continuado el alza de los índices de sentimiento empresarial (algunos ya en zona de expansión) y del consumidor, que permiten pensar en que el PIB habría crecido tanto este mes como el anterior.
 


Sn embargo, el FMI ha incrementado su previsión para la caída del PIB en 2020. Desde una corrección esperada del -3,0% (previsión de abril), ahora contempla un -4,9%. El rebote económico previsto para 2021 también se rebaja, aunque de manera más ligera. Un avance del 5,4% es destacable, pero si se cumple el -4,9% de 2020, la recuperación sería insuficiente y supone asumir que la economía va a estabilizarse en un nivel de producción más bajo que el que había antes de la crisis.
 

 
Sigue la revalorización de las bolsas, si bien a una menor tasa que los dos meses anteriores. En esta ocasión, el S&P 500 muestra un peor comportamiento relativo lastrado en esta ocasión por el sector Salud, que cae un 2,0%. Mejor comportamiento de los mercados emergentes (con China a la cabeza) y del Eurostoxx (gracias a los bancos, +9,0%), con el Ibex que sigue mostrando una menor capacidad de recuperación. Tecnología sigue exhibiendo a nivel global una excelente evolución, con varias de las compañías más importantes (Apple, Microsoft, Google o Tesla) marcando máximos históricos. El Nasdaq se revaloriza en 2020 un 12,1% (también en máximos).

En plena recesión económica, los BPA van a caer de forma destacada, sobre todo en mercados como IBEX y MIB italiano (-50%). Mayor capacidad de resistencia del Nasdaq (-8%). A nivel mundial se espera una caída del 25%. La noticia positiva es que parece que ya no se revisan más a la baja las previsiones para 2020 y que se mantiene la recuperación (parcial) para 2021 y total para 2022. La revalorización de las bolsas en junio provoca un nuevo repunte del PER, que se sitúa claramente por encima de medias de los últimos 5 años (21,5x MSCI vs 14,6x), con índices como el Nasdaq en 29,5x. Solo el MSCI Emerging presenta un PER en línea con la media (16,0x).

Cesión generalizada de los tipos de interés de la deuda pública (en media, en 5 pb) que vuelve a situar al 10 años alemán en la zona del -0,50% (después de haber tocado -0,32% el 11 de junio) y al TNote a 10 años en el 0,63%, es decir, muy cerca de los mínimos COVID19 de abril (0,59%). El TNote a 2 años, en el 0,15%, se sitúa en mínimos históricos.

El aumento del volumen del PEPP del BCE y la inyección neta de 548.000 millones de EUR de la cuarta TLTRO III, así como el risk on de junio, permiten una nueva reducción de diferenciales en la periferia, que en el caso de España (-5 pb) se sitúa en 95 pb (llegó a 160 pb a mediaos de abril). Más intensa ha sido la caída de la prima italiana (-11 pb), que ahora cotiza en 179 pb (después de tocar 250 pb).

Fuerte cesión de los tipos de interés de la DP griega cuya referencia a 10 años cae hasta el 1,20% (- 30 pb en junio).
 

Nueva cesión de los diferenciales en RFP (-6 pb en grado de inversión y 473 pb en high yield), de tal forma que continúan alejándose de los máximos del 18 de marzo. Los spreads actuales (67 y 382 pb, respectivamente) suponen un punto intermedio entre los máximos y los niveles pre COVID19 (que, en el caso del IG, eran mínimos históricos; no así en HY, que se alcanzaron, en 200 pb, en noviembre de 2018).

El entorno risk on provocó en la primera quincena de junio una depreciación del USD que, en su cruce contra el EUR se acercó a 1,1400 USD/EUR. Pero desde ahí volvió a apreciarse hasta 1,1234 USD/EUR (saldo mensual: depreciación del 1,2%). Aunque el USD está sobrevalorado y la mejora del entorno económico y la reducción de diferenciales vs EUR debe provocar una depreciación, ésta no será intensa. El USD (vía compra de deuda pública de EEUU) sigue siendo uno de los pocos activos refugio en este contexto.
 

Ligera depreciación de las divisas emergentes (aunque apenas un -0,5%) que en las últimas sesiones del mes perdieron todo lo que se habían recuperado hasta el día 11. Nueva pérdida de valor del peso mexicano (4,7%), real brasileño (3,5%) y rublo ruso (2,5%), por lo que vuelven a presentar una depreciación acumulada desde del 4 de febrero de entre el 13% y el 25%. Ligera recuperación del RMB frente al USD, que llegó a tocar 7,15 CNY/USD a finales de mayo. Ahora cotiza en 7,07 CNY/USD (en línea con los niveles pre COVID19).

También ceden los diferenciales de renta fija emergente, tanto de gobiernos (EMBI, -30pb) como de empresas (CEMBI, 560 pb) de tal forma que se sitúan en un punto intermedio del rango marcado por los mínimos pre COVID19 (280 pb y 380 pb, respectivamente) y los máximos del 23 de marzo (662 y 805 pb, respectivamente).
 
Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias obligatoras y de terceros opcionales con la finalidad de hacer que su navegación sea segura, hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies" o "Aceptar cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.